Ocio

Cosas que las personas sin clase hacen con los cubiertos

Cosas que las personas sin clase hacen con los cubiertos

Gabo Quintero

octubre 15th, 2020

0 Comments

¿No sabes qué pasa con tanto cubierto o qué va con qué? Puede ser normal ya que existen varias reglas a la hora de comer. Una parte muy importante de esto radica en los cubiertos.

Hay varias cosas que vienen en las letras pequeñas que indican lo que debes o no hacer con ellos y muchas veces no tenemos idea de ello, pero tú tranquilo y yo nerviosa que aquí te dejare una lista de cosas que no debes hacer con los cubiertos en la mesa. Así ya estarás más que preparado para sentarte a comer en cualquier lugar, con las personas que sean, sin sentir que lo estás haciendo de una manera errónea.

Si hay una cuchara acomodada en la parte superior del plato, por favor no la uses para comer la sopa, esa es exclusivamente del postre. Podrás darte cuenta por el diminuto tamaño.

Si un cubierto se te cae al piso, solicita otro, nunca de los nunca lo limpies con tu servilleta.

Señalar, apuntar o gesticular con los cubiertos al momento de hablar, está muy mal visto.

Si no quieres ser la comidilla de la mesa, evita a toda costa llevar el cuchillo a la boca, ese jamás, y mucho menos vayas a lamerlo.

Los cubiertos personales nunca deben de utilizarse para agarrar algo de un plato común. Por ejemplo, no uses tu cuchara para agarrar salsa de algún otro recipiente.

Si te toca una mesa con varios cubiertos formados no agarres el que sea para cualquier plato. Con cada platillo que pongan en la mesa va uno diferente. Ve usándolos del más alejado al más cercano (de fuera hacia adentro).

Muy importante: los cubiertos van a la boca, no viceversa. Nunca lleves la cabeza al cubierto.

Cuando comas y estés agarrando los cubiertos, tus brazos deben ir lo más pegado posible al cuerpo, de esta manera vas a evitar chocar e incomodar a la persona de junto.

Una vez que empieces a utilizar los cubiertos, estos jamás deben tocar el mantel de nuevo. Déjalos siempre sobre el plato.

Fuente: Cultura Colectiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *